domingo, 1 de abril de 2018

Historia del dinero: de la "pre" a la "postmoneda".


Historia del dinero(1): de la “pre” a la “postmoneda”.

Miguel Ibáñez Artica.

I.- La Premoneda.

Con respecto a la utilización del dinero, la humanidad ha pasado por tres etapas, primero con el empleo de diferentes elementos ornamentales, herramientas, armas, ganado o alimentos (trigo, cacao, sal...) como símbolos de valor (premoneda), en una segunda fase con la utilización de la moneda metálica convencional, y finalmente una etapa que se inicia a comienzos del XXI, en la que surge y se desarrolla la “criptomoneda” o moneda virtual (Figura 1).

La primera de estas fases abarca desde el Paleolítico inferior hasta hace aproximadamente tres mil años. Ya en el Paleolítico medio el hombre utilizó algunos objetos como elementos ornamentales (por ejemplo algunas conchas de moluscos), presumiblemente estos objetos constituían un símbolo de prestigio y poder personal, y eran depositados en las tumbas con sus propietarios al fallecer éstos(2). Los adornos personales de conchas marinas de las especies Nassarius gibbosulus y N. circumcinctus fueron utilizados en el norte y sur de África, así como en el cercano Oriente 35.000 años antes de que se desarrollaran en Europa los adornos personales(3).


Figura 1.- Premoneda (caurís chinos de hace cuatro milenios) y postmoneda del siglo XXI (“bitcoins”).

En Europa los objetos ornamentales más antiguos son dos dientes perforados hallados en la cueva de Bacho Kiro en Bulgaria con 43.000 años de antigüedad (Kozlowski, 2000), pero también se han encontrado conchas de moluscos perforadas para uso ornamental en Turquía y Líbano de la misma época (Kuhn et al., 2001). En este caso se trata de los gasterópodos Nassarius gibbosulus y Columbella rustica que dan un registro de 43.000 a 41.000 años de antigüedad. Precisamente esta última especie, muy frecuente en la zona litoral del Mediterráneo, aparece en yacimientos del Mesolítico y Neolítico inicial, en algunos casos en lugares muy alejados de la costa, lo que ha llevado a utilizar a este molusco como indicador de una posible red social que unía a las poblaciones del Valle del Ebro con el sur de los Pirineos en la Península Ibérica durante el Mesolítico (Figura 2). Posteriormente, las conchas de este animal fueron introducidas durante la Edad del Bronce (2.500-1.800 a.C.) en Europa central a través del valle del Ródano y han sido consideradas como “premonedas” (Briard, J., 2001: Les objets paléomonetaires de l’Europe Atlantique protohistorique, Revue Numismatique, 157, pp. 37-50).

Por el momento la interpretación premonetal de estos objetos, utilizados como amuletos o adornos desde finales del Paleolítico en Europa, no pasa de ser una hipótesis. Sin embargo los estudios sobre el uso de elementos similares en ciertas culturas “primitivas” parecen corroborar dicha función, aunque evidentemente no podemos cuantificar su importancia y trascendencia social. Desde el punto de vista antropológico, la moneda es un elemento simbólico muy similar al lenguaje, la escritura o el sistema metrológico de pesos y medidas, y salvo el lenguaje, los otros dos elementos comenzaron a desarrollarse a comienzos del Neolítico en la antigua Mesopotamia. Podemos considerar que en una primera y prolongada fase de la humanidad, algunos objetos se convirtieron en amuletos o talismanes, y pasaron a considerarse como “símbolos de valor” surgiendo así las primeras “premonedas”, en un contexto mágico-religioso. Hay que tener en cuenta que tanto para la “premoneda” como para la moneda y la “postmoneda”, el valor realmente no existe en los objetos, sino en las mentes de las personas que los valoran (Menger C., 1871. Grundsätze der Volkswirtschaftslehre Viena, 286 pp.).


Figura 2.- Selección de adornos/amuletos prehistóricos de dientes y conchas en Navarra; a: colgante con caninos atróficos de ciervo, cueva de Zatoya, Paleolítico (300.000-8.500 a.C.); b: conchas de Columbella rustica del Mediterráneo, cueva Aizpea, Arive, Epipaleolítico (8.500-4.500 a.C.); c: collar de Columbella rustica, San Babil, Lumbier, Neolitico (4.500-2.500 a.C.); d: collar de conchas de Dentalium, Charracadia, Cirauqui, Calcolítico (2.500-1.800 a.C.). Ejemplares expuestos en el Museo de Navarra.

Los primeros elementos documentados utilizados como “moneda” en la Historia de la Humanidad son las conchas de cauri (Figura 1), un pequeño caracolillo marino del grupo de las “porcelanas”, utilizadas en China desde finales de la dinastía Xia, hacia el 2.200 a.C.(4). Desde esta lejana época hasta la actualidad, diferentes conchas de moluscos, han sido empleadas como moneda en prácticamente todos los rincones del Planeta (Figura 3).


Figura 3.- Distribución geográfica de la “premoneda”.

Este tipo de “monedas” puede encuadrarse en una familia más amplia, las “monedas sociales” utilizadas en regalos rituales. Son objetos cargados de valor simbólico, que suavizan las relaciones sociales entre diferentes poblaciones, convirtiendo la “hostilidad” en “hospitalidad” y la “competencia” en “cooperación”, cumpliendo un importante papel ecológico, dentro de las relaciones intra-específicas de la especie humana. Por ejemplo, una de las singularidades melanésicas de las reglas de equivalencia, es la inclusión de la violencia, la muerte y la guerra en el sistema global de intercambios ceremoniales, al mismo nivel que otras transacciones sociales como los matrimonios (dinero de la novia), ceremonias de iniciación o funerales, de forma que las “monedas de sangre” quedan completamente integradas en la “moneda social”.

La mayoría de las premonedas (tanto las melanesias elaboradas fundamentalmente con conchas de moluscos marinos, como las africanas mayoritariamente de hierro o bronce) pertenecen al grupo definido por Polanyi como “dinero de uso especial”, es decir son o han sido utilizadas en actividades concretas (matrimonios, pago de multas por homicidios o derramamiento de sangre, funerales...), aunque en algunos casos su empleo se extiende también a la esfera económica, como es el caso del “tambú” utilizado por el pueblo Tolai de Papúa-Nueva Guinea (Figura 4).


Figura 4.- Algunos elementos utilizados como moneda.
a: “Robo” de trigo (Navarra); b: “amole” de sal (Etiopía); c: manilla (Nigeria); d: “penique Kissi (Sierra Leona); e: “cruces de Katanga” (Congo); f: “losol” de hierro (África central); g: “barava” y “porobatuna” de concha tridacna (Islas Salomón); h: “talipún”, máscara sobre concha (Papúa-Nueva Guinea); i: “mamulí” (Indonesia); j: “mwali” (Papúa-Nueva Guinea); j: “wampum” (América del Norte).

Esta primera época, donde se utilizó exclusivamente la premoneda, no sabemos cuando empezó pero terminó con la invención de la “moneda” convencional, en una fecha que podemos estimar hacia finales del s. VII antes de nuestra Era en Asia Menor y antes (s. XII a.C.) en China, cuando se fabricaron imitaciones de conchas de cauri en bronce a finales de la dinastía Shang (1766-1122 a.C.). El reconocimiento de estos objetos metálicos como unidad de valor y medio de cambio –que los convirtió en verdaderas “monedas”-, vino facilitado por un largo proceso evolutivo de miles de años, que se inició cuando una serie de objetos (conchas, dientes, trozos de metal...) fueron considerados como elementos valiosos/mágicos/talismanes, dando lugar al nacimiento de las primeras “premonedas” rituales. No es casual que los nombres que los griegos dieron a las primitivas monedas, “óbolo” y “dracma”, sean los mismos que tenían las varillas de hierro utilizadas como asadores en los sacrificios rituales (óbolos) y un puñado de seis óbolos que se podían sujetar con una mano (dracma).

Según algunas fuentes griegas antiguas (Éforo de Cime, s. IV a.C.), fue Fidón, tirano de Argos, quien introdujo la moneda en la Grecia continental en el s. VII antes de nuestra Era, suprimiendo los anteriores objetos premonetarios utilizados hasta ese momento, que eran asadores o varillas de hierro denominadas óbolos. A finales del siglo diecinueve, en las excavaciones realizadas en el templo Hereo de Argos por el arqueólogo norteamericano Charles Waldstein (publicadas en 1902), se descubrió un conjunto de 180 asadores de hierro de 120 cm de longitud que fueron interpretados como los óbolos rituales originales, que dieron su nombre a las pequeñas monedas griegas de plata (Figura 5). Queda por dilucidar si los objetos valiosos lo eran por ser sagrados, o los sagrados lo eran por ser  valiosos (Parise N., 2003: El origen de la moneda. Signos premonetarios y formas arcaicas del intercambio. Ed. Bellaterra, Barcelona).
.


Figura 5.- Conjunto de 180 asadores (óbolos), tal como fueron encontrados en la excavación del templo Hereo en Argos (Ch. Waldstein, 1902. The Argive Heraeum, vol. 1).


            El principal problema que plantea el estudio de la “premoneda” es la ingente cantidad de objetos que a lo largo de la historia de la Humanidad se han utilizado como monedas(5). En muchos casos su uso está limitado a períodos concretos de crisis, cuando ante la ausencia (o exceso por hiperinflación) de moneda, es sustituida por trigo o arroz, cigarrillos, licor, etc (6).  Aunque podríamos considerar estos elementos como monedas alternativas o premonedas en sentido amplio, no son lo mismo que aquellos objetos con forma y diseño específico, que habitalmente reciben un nombre que los identifica (talipún, liganda, tambú, mwali, soulava, tafuliae, mis, vula, etc...) y que son utilizados exclusivamente como “monedas sociales” o “económicas” (Figuras 3 y 5).


II.- La Moneda.

La aparición de la moneda metálica convencional en Asia Menor (s. VII a.C.) produjo un importante cambio social. Si bien al principio fue emitida por banqueros jonios en pequeñas piezas globulares de electro (aleación de oro y plata en proporciones variables), pronto la moneda metálica de oro y plata se extendió, adoptándose a comienzos del s. VII a.C. en Focea (primeras monedas europeas), y extendiéndose en el siglo siguiente como una mancha de aceite por los territorios griegos. Un siglo más tarde, hacia el 515 a.C.,  se introducía en Persia y era adoptada también por los fenicios. Una gran parte de las monedas de oro y plata emitidas durante el período clásico sirvieron para el pago de tropas y ejércitos de mercenarios, mientras que las más modestas acuñaciones de bronce, servían para satisfacer a escala local las necesidades de una población cada vez más urbanizada.

El fulminante éxito de la moneda metálica, que rápidamente fagocitó a otras formas premonetales(7), fue debido a que desde el principio sirvió al poder político establecido. Los reyes y tiranos de la época (ya fueran griegos o persas) consiguieron aumentar su poder al “capitalizarse” y disponer de un eficaz medio de pago (la moneda de oro y plata) bien aceptado por súbditos y tropas mercenarias. De hecho, y a diferencia de lo que en paralelo ocurrió durante el período clásico en China (Figura 6), la moneda occidental sirvió no solo al desarrollo económico, se convirtió también en un importante medio de propaganda política por parte de las autoridades emisoras(8).


Figura 6.- La heterogeneidad de la moneda occidental contrasta fuertemente con la homogeneidad de la moneda china, fabricada durante más de dos milenios con el mismo aspecto y con motivos muy parecidos.

Ya en tiempos medievales, el polifacético filósofo escolástico Nicolás de Oresme, señalaba en su obra escrita en 1360 “Traictie de la Première Invention des Monnoies”, que aunque el monarca tiene la potestad para acuñar moneda, no es propietario de la misma, ya que este elemento es concebido como el instrumento legal para el intercambio de riquezas naturales entre los hombres. Algo más explícito, el maestro Paulo Girardi, señalaba un poco antes (1340) en un informe dirigido al monarca Felipe III de Navarra, la necesidad de cuatro tipos de moneda: la moneda fuerte necesaria para los rentistas (moneda de oro), una moneda intermedia (en esa época el “grueso” de plata) para burgueses y mercaderes, y una moneda menuda (el dinero), necesaria para los que vivían del trabajo de su cuerpo. Girardi incluye incluso un cuarto tipo monetario, la moneda de necesidad acuñada en tiempos de guerra, con menor cantidad de metal noble, pero con la condición de que al final de la guerra, la moneda debe recuperar su calidad.

            En esencia estos son los tres tipos monetarios que han circulado en Occidente durante las Edades Antigua, Media,  Moderna y Contemporánea, y  aunque en un principio se fabricaron  monedas en metales nobles (oro, plata y electro), la incomodidad de usar monedas de tamaño muy reducido -como el hemitartemorion griego de tan solo cinco milímetros de diámetro y con un peso que no llegaba a la décima parte de un gramo-, que podían extraviarse con facilidad, fue la causa de que primero en Sicilia, y luego en la Magna Grecia, las monedas de valores más pequeños se acuñasen en bronce. Así por ejemplo una litra de plata, con un peso de poco más de medio gramo (Figura 7a), se transformó en una gran moneda de bronce de 30 gramos de peso (Figura 7b), mucho más manejable. Estos cambios fueron bien aceptados por la población, y pronto la moneda de bronce se incorporó a la vida cotidiana, siendo imprescindible en las poblaciones o campamentos militares para el pago cotidiano de productos o servicios de bajo valor.



Figura 7.-
a: Litra de plata, Siracusa, Sicilia, 466-405 a.C.; 11 mm./0,55 g.
b: Litra de bronce, Siracusa, Sicilia, 345-336 a.C.; 30 mm./30 g.

            También la moneda fuerte (de oro) sufrió transformaciones. La más importante ocurrió al crearse a mediados del s. XVI el “real de a ocho” español, una moneda de plata grande y pesada (con más de 27 gramos de peso), equivalente a medio escudo de oro de tan solo 1,69 gramos (Figura 8). Este tipo monetario inspirado en el Thaler alemán, se convirtió en una moneda universal que llegó a circular por todo el Planeta, llegando a ser una moneda de curso legal en los Estados Unidos hasta 1857.


Figura 8.- Moneda de ocho reales de plata de gran tamaño (a) y su equivalente en oro, una pequeña moneda de medio escudo (b).

Mientras en la Edad Media, la moneda de poco valor se acuñó en vellón bajo, con una proporción de plata inferior al 50%, en la Edad Moderna se fabricó en cobre o bronce, a veces con una pequeña proporción de plata. Ya en la Edad Moderna, Suiza fue pionera en la emisión de monedas con aleaciones de plata, cobre y níquel en 1850, y en 1881 utilizó por vez primera níquel en estado puro para monedas de poco valor (Figura 9c). La aleación conocida como cuproníquel ha sido muy utilizada hasta la actualidad, y está presente por ejemplo en las monedas de uno y dos euros, o en los Estados Unidos donde desde 1866 hasta el presente, las monedas de cinco centavos se han acuñado con una mezcla de cobre (75%) y níquel (25%). En un principio, se escogió este metal (níquel) ante la carencia de oro y plata producida por la guerra de secesión, pero tras la guerra civil, su éxito fue total, de forma que el término “nickel” se convirtió en sinónimo de “moneda de cinco centavos”.

            La eliminación de los metales preciosos en las monedas, convirtiéndolas en “monedas fiduciarias”, es decir cuyo valor está refrendado únicamente por el Estado emisor, y no por el valor intrínseco del metal contenido en ellas, es un fenómeno relativamente reciente (aunque con precedentes en la Edad Antigua(9)). Por ejemplo en España la última emisión de pesetas en plata es la de 1933, que fue sustituida en 1937 por latón, mientras en Estados Unidos la desaparición de la plata en las monedas de 10 y 25 céntimos de dólar en 1965 es mucho más reciente. En la fabricación de monedas de escaso valor se han utilizado ocasionalmente otros metales como el aluminio, utilizado por vez primera en 1907 en los protectorados de África oriental y Uganda (Figura 9d), el hierro e incluso el zinc o el plomo, unas veces en estado puro y otras en aleaciones.



Figura 9.- Primeras monedas acuñadas en cuproníquel, a: tetradracma de Agatocles de Bactria (190-180 a.C.); b: tetradracma de Eutidemo II (180-170 a.C.); c: primera moneda acuñada en 1881 con níquel puro; d: primera moneda acuñada en aluminio para África oriental y Uganda en 1907.

Como curiosidad, al emitirse los divisores del euro, se hicieron dos grupos, por un lado las monedas de cincuenta, veinte y diez céntimos, fabricadas en cobre amarillo (una aleación del 89% de cobre con un 5% de aluminio y zinc y un 1% de estaño, denominada “oro nórdico”), y un segundo grupo que integra las monedas de cinco, dos y un céntimo elaboradas en hierro (acero) recubierto de una fina capa de cobre rojizo. Mientras las primeras monedas conservan su color dorado, las de menor valor se van oscureciendo con el tiempo al oxidarse el cobre superficial, de forma que se transmite una característica medieval, que distinguía a las monedas de mayor valor (denominadas “blancas”), de las de valores más bajos (monedas “negras” o “prietas”) (Figura 10).


Figura 10.- Las monedas de céntimos euro “blancas” (de 50, 20 y 10 cts.) y “negras” (de 5, 2 y 1 ct.), y detalle del corte de una moneda de 5 céntimos.


III.- La Postmoneda.

            Hasta comienzos del siglo veinte, generalmente la moneda estaba respaldada por los metales preciosos (principalmente el oro), de forma que un banco o un estado podía emitir tantos billetes (que en realidad eran “vales” intercambiables por su valor en oro por el estado), como reservas almacenadas contara de dicho metal noble. A partir de 1971, los Estados Unidos abandonaron el patrón oro, y por lo tanto el valor del dólar pasó a sostenerse exclusivamente en la confianza otorgada por sus poseedores.

            En cualquier caso, el objeto que simboliza el valor, ya sea de oro, plata, cobre o papel, aunque sea fiduciario (esto es no tenga el valor del material con el que está elaborado, sino que su valor dependa del que le es asignado por la autoridad emisora), en realidad es tangible, es decir pueden reconocerse, verse y tocarse con las manos. Sin embargo esta situación comenzó a cambiar con la aparición de la tarjeta de crédito en 1958. A pesar de que ya se habían hecho varios intentos para introducir este nuevo sistema de pago, el problema parecía sin solución: como los consumidores en general rechazaban este sistema, los comerciantes también se negaban a aceptar las tarjetas utilizadas por poca gente. Para salir de este círculo vicioso, el Banco de América seleccionó la ciudad de Fresno en California, donde la mitad de la población utilizaba los servicios bancarios, y en septiembre de 1958 envió a cada uno de sus 60.000 habitantes una tarjeta de crédito. El éxito de la operación fue inmediato y rápidamente este novedoso medio de pago se propagó, primero en los Estados Unidos y después en todo el mundo(10).

            Actualmente (2018) hay países como Suecia donde solamente el 1% de las transacciones se realizan con billetes y monedas en efectivo, mientras esta cifra asciende a cerca del 7% en los Estados Unidos y en la Unión Europea. Algunas previsiones auguran la desaparición total del dinero en efectivo hacia el 2030, cuando finalmente será sustituido por las tarjetas de crédito y las aplicaciones de los móviles. Este será el inicio de la Era de la “postmoneda”, donde se introduce un nuevo elemento, la intangibilidad. La confianza en los objetos tangibles, fiduciarios o no, se transvasa hacia elementos intangibles (información) almacenados en circuitos o discos duros. Una segunda novedad es la aparición de un tipo monetario competidor del “oficial” o “legal”, el denominado “dinero virtual” (aunque en su mayoría la moneda oficial también lo es en sentido amplio), cuyo representante más conocido es el “bitcoin”.

En el año 2014 la Autoridad Bancaria Europea definía la “moneda virtual” como  una representación digital de valor, que no es emitido por un banco central o una autoridad pública, ni necesariamente conectada a un dinero fiduciario, pero es aceptado por personas naturales o jurídicas como medio de pago y puede ser transferido, almacenado o intercambiado electrónicamente (Figura 11).


Figura 11.- “Bitcoins” y tarjetas.

                La criptomoneda o moneda virtual más conocida es el “bitcoin” (BitcoinSign.svg), creado a comienzos del año 2009 por una persona o grupo de personas bajo el seudónimo de “Satoshi Nakamoto”. A diferencia de la moneda convencional, no está respaldada por ningún gobierno ni autoridad bancaria y es de carácter especulativo. A fecha de hoy sigue discutiéndose sobre su viabilidad a medio y largo plazo, pero lo cierto es que en el momento actual existen casi 17 millones de bitcoins en circulación con un valor total equivalente a 195.000 millones de dólares (una cifra equivalente o superior al PIB de países como Kuwait, Nueva Zelanda, Rumanía o la república Checa), lo que supone aproximadamente el 41% del total de las 1.527 criptomonedas diferentes que actualmente circulan en el Planeta. (https://coinmarketcap.com/)

            Se pueden coleccionar “premonedas”, se pueden coleccionar monedas, e incluso diferentes tarjetas de crédito y débito (dentro del campo de la “exonumia”), ¿pero cómo se podrían coleccionar criptomonedas?  Recientemente (2016) se ha comercializado un curioso tipo de “bitcoin”, bautizado como “Satori coin” (Figura 12c) que consiste en una ficha de plástico, cuyo aspecto recuerda el de una ficha de casino,  que lleva adherida una pegatina holográfica; al desprenderla, revela un código QR que da acceso a 0,001 bitcoins (Figura 12d), de esta forma la moneda virtual e invisible se convierte en seudo-tangible.


Figura 12.- Criptomonedas “seudo-tangibles”; a: Casascius; b: Denarium; c y d: Satori.

            En fechas anteriores ya se habían realizado experimentos parecidos, Mike Caldwell creó en el 2011 los primeros bictoins impresos en una ficha con el nombre de “casascius”, pero su distribución cesó en noviembre del 2013 por orden de la Red de Control de Delitos Financieros de Estados Unidos (Figura 12a). Otro Bitcoin físico es del “denarium” con sede en Finlandia (Figura 12b), en este caso la base es un disco de latón y en un papel protegido por un holograma figura una clave privada de 30 caracteres que da acceso a los bitcoins(11). 

            En sus orígenes la “premoneda” surgió como un elemento de estructuración social, eran objetos íntimamente ligados a la esfera espiritual y religiosa de los pueblos que la utilizaban. Incluso en algunos casos, como las monedas “ndap” de la isla Rossel en Papúa-Nueva Guinea, habían sido fabricadas por los mismos dioses, según recoge la tradición local(12), hasta en la época clásica la moneda llegó a tener un componente sagrado(13) (sacra moneta), que desapareció para convertirse en una poderosa herramienta al servicio primero de reyes y tiranos, y después del capitalismo.
  
            No está claro cuál será el futuro a medio o largo plazo de criptomonedas como el “bitcoin”, pero a pesar de los intentos de las autoridades monetarias por regularlas o hacerlas desaparecer, al haberse convertido en un elemento útil a determinados sectores, se extinguirá cuando también desaparezcan los “paraísos fiscales”, lo cual y habida cuenta de los intereses de algunos poderosos grupos opacos de la sociedad, es un hecho poco probable, al menos a corto o medio plazo. Pueden ocurrir, y el fácil prever que ocurra, que en algún momento explote la actual “burbuja” en este novedoso mercado especulativo de criptomonedas, y que queden fuertemente depreciadas, pero es difícil que desaparezcan totalmente por este motivo.

            Por otra parte, el sistema actual de almacenamiento y transferencia del dinero, basado fundamentalmente en la información contenida en discos duros de ordenadores, resulta especialmente vulnerable, tanto a fenómenos naturales (como posibles tormentas electromagnéticas generadas por explosiones de supernovas, colisiones de agujeros negros o tormentas solares de gran intensidad), como a causas de origen antrópico (virus informáticos).

Notas:

(1)  En la lengua española los conceptos de “moneda” y “dinero” en ocasiones se solapan. Por ejemplo la primera definición que da la RAE para el término dinero señala: “Moneda corriente” mientras que la segunda definición dada para moneda indica: “Dinero, caudal” (los términos “premoneda” y “postmoneda” no están recogidos en el diccionario de la RAE). Consideraremos el término “dinero” como más genérico (elementos utilizados como moneda en sentido amplio, p. ej. “dinero del mar” = conjunto de elementos utilizados como moneda elaborados a partir de animales de origen marino, como conchas, caparazones de tortugas marinas, dientes de delfines o cachalotes...), mientras que reservaremos la denominación de moneda o premoneda para aquellos elementos de uso monetario que presentan unas características específicas e inconfundibles y que reciben un nombre propio en la zona donde son utilizados.

(2)  Los hallazgos más antiguos de conchas utilizadas como adornos o amuletos se han encontrado en los yacimientos de las cuevas de Skhul y Oued Djebbana en Israel y Argelia, localidades que en esa época estaban situadas a 20 y 190 Km. respectivamente de la costa, se trata de conchas perforadas artificialmente del gasterópodo Nassarius gibbosulus con una antigüedad cercana a los 100.000 años. Algo más recientes los hallazgos de la Cueva Blombos (Sudáfrica) se remontan al 75.000 a.C., en pleno Paleolítico (Henschilwood, C. et al., 2004. Middle Stone Age Shell Beads from South Africa. Science 304(5669)), y permanentemente se va ampliando el registro de este tipo de materiales utilizados como adorno en África y en el cercano Oriente durante el Paleolítico medio.
 
(3) En 2018 se han datado unas conchas marinas perforadas de los lamelibranquios Acanthocardia tuberculataGlycymeris insubrica, halladas en la cueva de Los Aviones en Cartagena  y publicadas en 2010 (Zilhao et al.) con una antigüedad superior a los 115.000 años, utilizadas como ornamento por Neanderthales, mucho antes de que nuestra especie Homo sapiens llegara a la Península Ibérica.

(4) El primer objeto reconocido como moneda es el “bei” formado por una ristra de conchas de caurí unidas por un cordón, mencionado desde finales de la dinastía Shang (s. XII a.C.) y durante la dinastía Zhou (c. 1.121-771 a.C.). En las inscripciones que aparecen en huesos oraculares o caparazones de tortuga, así como en grabados de vasijas de bronce de la época Shang (ca. 1.700-1.100 a-C.) y Zhou (ca. 1.121-256 a.C.), se mencionan regularmente ''regalos de conchas'', ''acumulaciones de conchas en tesoros”, ''uso de conchas'' o ''recompensas en ristras de conchas”. La función de estos caurís no se limitó sólo a recompensar acciones meritorias, sino que se extendió como medida del valor y se utilizó para el pago de servicios. (Thierry, F., 2011. Origine e sviluppo del sistema monetario cinese tradizionales. Riv. Ital. di Numismatica e Scienze affini, 112, pp. 57-104).

(5) Aparte de los trabajos clásicos (Quiggin, A.H., 1949: A survey of Primitive Money. Methuen & Co. G.B.: 344 pp. + 32 lám.; Einzing, P. 1949: Primitive money in its ethnological, historical and economic aspects. Ed. Eyre & Spottiwoode. London: 517 pp.), otros más recientes (como: Opitz, Ch. J., 2000, An ethnographic study of the traditional money. First Impr. Print. Ocala Fl.: 411 pp.; Leonard, R.D., 2010, Curious Currency. Whitman Publ. Atlanta, 152 pp., y Opitz, Ch. 2011, Odd & Curious and Traditional Money. Ocala Fl.: 843 pp.), muestran la variedad y diversidad de objetos utilizados como monedas a lo largo de la Historia en todo el Planeta.

(6)  En el s. XIX muchos maestros y maestras de zonas rurales de Navarra recibían su sueldo en “robos de trigo” (Figura 4a), y en fechas mucho más recientes (septiembre de 1998), los 8.000 maestros de la República de Altái en Rusia recibieron como salario mensual 15 botellas de vodka cada uno (Leonard, 2010, p. 42).

(7)  La premoneda siguió existiendo, pero de forma cada vez más residual. Por ejemplo las mercancías (especialmente esclavos) adquiridas en África por los europeos desde el s. XV hasta bien avanzado el XIX, solían ser abonadas en “premoneda”, especialmente conchas de caurís (Monetaria moneta y M. annulus) y manillas de latón, ante el rechazo de los nativos a aceptar monedas de oro y plata. También en algunas zonas de América del Norte se utilizaron conchas de “wampum” y pieles como moneda hasta comienzos del s. XX (Figura 3).

(8) Existe incluso un emperador romano (probablemente un usurpador) llamado Silbinaco y que es conocido tan sólo por una moneda emitida a su nombre, y cuya existencia no ha quedado reflejada en ninguna otra fuente escrita.

(9) El caso más curioso de presencia del níquel en monedas antiguas se da en el reino de Bactria (actual norte de Afganistán, sur de UzbekistánTayikistán), donde los  reyes greco-bactrianos Pantaleón, Agatocles (190-180 a.C.) y Eutidemo II (180-170 a.C.), emitieron las primeras monedas de cupro-níquel, una tecnología de aleación solo conocida por China en esa época (Figuras 9a y b). El níquel utilizado probablemente provenía de las minas persas de arsénico y níquel.                                                                             

(10) En España la tarjeta de crédito se introdujo en 1971, tras producirse el año anterior una asociación entre el Banco de Bilbao y el Banco de América (Bank Americard), y años más tarde, en 1985 apareció por vez primera la tarjeta de débito en nuestro país.

(11) No hay que confundir estas criptomonedas con la infinidad de “medallitas” o tokens  acuñados, a veces con diseños muy artísticos, en los que se especifica el valor en “bitcoins”, pero sin que realmente la pieza contenga ningún valor en esa moneda.
           
(12) San Millán, M.D. & M. Ibáñez, 2012. Las “monedas-concha” de Oceanía. Numisma 62(256): pp. 147-206.

(13) La misma palabra “moneda” deriva de la diosa protectora Juno Moneta, junto a cuyo templo en el Capitolio romano, se acuñaban los denarios, de forma que muy pronto la palabra “moneta” pasó a tener el significado que damos hoy a la moneda




jueves, 1 de marzo de 2018

Representaciones de "Bilbos" en una medalla italiana del siglo XVI.


Representaciones de “Bilbos” en una medalla italiana del siglo XVI. Artículo publicado en: Eco Filatélico y Numismático 59(1112) (Octubre 2003): pp. 42-43.

Miguel Ibáñez Artica.

Durante el pasado mes de julio (del 2003), tuvo lugar en Bruselas una importante subasta de medallas en la prestigiosa firma numismática Elsen (subasta nº 75). Entre varias piezas renacentistas ofertadas cabe destacar una medalla (lote nº 1541) que reúne las siguientes características:

Anverso: Leyenda: ANDREAS DORIA PP. Busto del almirante mirando a dcha. Detrás un tridente y bajo el busto un delfín. Reverso: retrato del grabador Leone Leoni rodeado de bilbos; detrás del cuello una galera.


Figura 1.- Anverso y reverso de la medalla ofrecida por el artista Leoni Leone a su protector, Andrea Doria.

La medalla presenta un especial interés por varios aspectos, en primer lugar es uno de los pocos casos donde el busto del autor de la obra aparece representado en ella. Leoni Leone fue un singular personaje, nacido en 1509 en Menaggio, trabajó en Venecia, Padua y Urbino, instalándose finalmente en Roma donde trabajó fabricando medallas y monedas para el Papa Pablo III. (Figura 2). De carácter muy violento (Benvenuto Cellini le acusó de envenenador) en 1540 fue condenado a galeras por herir al orfebre papal Pellegrino di Leuti. El almirante genovés Andrea Doria intervino ante el Pontífice y finalmente fue liberado. Tras este episodio (que no fue el único de este tipo en la vida de este controvertido personaje), Leoni se refugió en Génova donde realizó esta medalla de agradecimiento. La composición de la misma se inspira en los denarios republicanos de Pompeyo, con tridente y delfín. La leyenda PP  (Pater Patriae) indica el gusto por las monedas de la antigüedad clásica.


Figura 2.- Doble florín de oro de Pablo III realizado por el escultor Leoni Leone.

Leone Leoni también labró medallas para el emperador Carlos V, para su hijo Felipe II y para María de Austria, entre otros importantes personajes de la época. Su hijo Pompeyo Leoni siguió los pasos de su padre y fue el autor del grupo de 27 estatuas de bronce, finalizadas en 1582, del altar del Monasterio del Escorial.

Un segundo aspecto de interés que podemos encontrar en esta medalla es la representación en ella de los “bilbos”, denominación que recibían unos peculiares grilletes formados por una barra de hierro, donde se deslizan dos semicírculos de hierro en cuyo interior se colocaban las manos del preso que queda así inmovilizado.

El nombre que recibe este instrumento deriva del hecho de que desde la Edad Media se fabricaban en Vizcaya, distribuyéndose por todo el mundo desde el puerto de Bilbao, y fueron muy populares ya sea para inmovilizar prisioneros (se utilizaron en La Bastilla y en la Torre de Londres se conserva un ejemplar, supuestamente tomado tras el naufragio de la Escuadra Invencible), como en el transporte de esclavos africanos al continente americano. En el Museo Naval donostiarra se conserva un ejemplar procedente de la costa africana, utilizado en su día para el transporte de esclavos.

Los “bilboes” o “bilbos” son frecuentemente citados en las obras literarias de la época. Por ejemplo Shakespeare los pone en boca de Hamlet (Acto 5, escena 2ª), o aparecen reseñados en el capítulo 34 de la novela “El pionero” de J. F. Cooper (1789-1851).


Figura 3.- Grabado satírico británico del s. XVIII (publicado en mayo de 1792) donde se representan los “bilboes” apresando a tres personajes. La crítica política de esta ilustración se refiere a la coalición de North, ministro del interior, con el radical James Fox, y contra Edmund Burke, considerado como el padre del liberalismo conservador británico, corrompidos y presos del dinero que les ofrece un diablo. En primer plano, “bilboes” utilizados en el tráfico de esclavos (Costa de Marfil, s. XVIII-XIX).

Existen otras palabras relacionadas con este término, por ejemplo el juego del “bilboquet” muy popular en Francia, consiste en un palito que lleva unida una bola mediante un cordón, de forma que la diversión consiste en colocar la bola apoyada en el palo. Su nombre deriva del “bilboe” (también había que colocar las muñecas del preso sobre la barra de hierro).

Una vez más, las imágenes representadas, -en este caso en una medalla- nos ilustran gráficamente acerca de una serie de acontecimientos, en este caso relacionados con la vida privada del artista que la grabó, que tuvieron lugar hace varios siglos.

Adenda:

            Los “bilbos” también aparecen representados en un jetón de los Países Bajos (Figura 4) acuñado en 1583 en Dordrecht (Holanda), donde se representa a la provincia, que se ha liberado de los grilletes (bilbos) que aparecen en el suelo, frente al Príncipe de Orange, líder de la rebelión contra España.


Figura 4.- Jetón de los Países Bajos donde aparecen representados los “bilbos”.



jueves, 1 de febrero de 2018

Las monedas de Pompeyo.


Las monedas de Pompeyo. Artículo publicado en: Eco Filatélico y Numismático 63(1159) (Enero 2008): pp. 59-61.

Miguel Ibáñez Artica.


            Pompeyo Magno, o el Grande, fue uno de los personajes más importantes de los últimos tiempos de la República romana. Pertenecía a una importante familia de Roma y era hijo de Cneo Pompeyo Estrabón, quien a pesar de su origen rural había adquirido el rango de senador, alcanzando el título de cónsul el año 89 a.C. (Figuras 1 & 2).


Figura 1.- Reconstrucción de la imagen de Pompeyo el Grande, a partir de su busto representado en esculturas y monedas.
            Tras presentarse en el 77 a.C. en la Península Ibérica para combatir al general Sertorio, a finales del año 74 a.C. construyó un campamento en el territorio de los vascones para invernar, y de él surgiría la ciudad de Pompaelo o Pamplona(1). Las guerras sertorianas terminaron el año 72 a.C. con la victoria de Pompeyo y hay que señalar que los dos bandos (sertoriano y pompeyano) recurrieron a la ayuda de los pueblos indígenas de la Península. Para pagar a los legionarios y a las tropas de ayudantes, era necesario fabricar grandes cantidades de denarios de plata, unas veces con tipología romana y otras con caracteres ibéricos. Sertorio nunca emitió moneda a su nombre, probablemente por respeto a las instituciones romanas, y Pompeyo en esta época tampoco lo hizo, sin embargo sí acuñó su cuestor, Cn. Cornelio Lentulo (Figura 3a del artículo anterior: Monedas celtas de la Galia: imitaciones de las monedas griegas, romanas e ibéricas


Figura 2.- Representaciones Pompeyo “el Grande” y sus hijos en algunas monedas.

            Tras su victoria en Hispania, participó en sofocar la revuelta de los gladiadores que al mando de Espartaco habían conseguido formar un ejército que amenazaba la metrópolis. Roma le encomendó entonces una nueva misión, poniéndole al frente de una flota de 200 naves con las que en poco tiempo barrió de piratas las costas mediterráneas, para luego dirigir la campaña contra el rey Mitríades de Siria, fundando una nueva ciudad Pompeiopolis en la actual Turquía el año 64 a.C. (Figura 3), regresando triunfante a Roma donde fue aclamado por sus victorias.


Figura 3.- Monedas de Pompeiopolis con el busto de Pompeyo el Grande y leyenda ΠΟΜΠΗΙΟΠΟΛΙΤΩΝ (Pompiopolitos). Al fondo, ruinas de la ciudad en la actualidad.

Fue nombrado gobernador de Hispania en el 55 a.C., dejando el gobierno en manos de sus legados  L. Afranio y M. Petreyo, pero mientras permanecía en Roma, reorganizaba en la Península Ibérica una tupida red de partidarios, ya creada durante su anterior estancia con motivo de las guerras sertorianas (80-72 a.C.). Durante este tiempo mantuvo en Hispania siete legiones, de las cuales una, la llamada “vernácula” estaba integrada por indígenas, reclutados en los pueblos peninsulares. En esa época una legión estaba formada por seis mil hombres sin contar la caballería, infantería ligera y tropas auxiliares integradas por elementos indígenas, así que podemos dar una cifra aproximada de unos cincuenta mil hombres que periódicamente recibían su salario en forma de denarios romanos o ibéricos. En este período encontramos acuñaciones de denarios (Figuras 4a y b) que muestran un busto barbado en el anverso, en un caso de Numa Pompilio y en el otro de Júpiter, mientras el reverso lleva en una de las emisiones una proa de nave (como veremos, los elementos navales son un tema muy recurrente en las amonedaciones pompeyanas), y en la otra un cetro flanqueado por un delfín y un águila.


Figura 4.- Monedas acuñadas por Pompeyo el Grande el 49 a.C. El primer denario (a) muestra en el anverso el busto diademado de Numa Pompilio y la leyenda CN.PISO.PRO.Q, en el reverso, una proa de nave, encima MAGN y debajo PRO.COS. La segunda moneda (b) muestra el busto de Júpiter con la leyenda VARRO PRO.Q y en el reverso un cetro y a los lados un delfín y un águila, con la leyenda MAGN PRO COS. No está claro si estas monedas se emitieron en Grecia o en España.

            El regreso de César a Roma, desafiando al Senado y al propio Pompeyo marcó el inicio del final del general romano, César derrotó al ejército pompeyano en Farsalia (Grecia, año 48 a.C.) y Pompeyo tuvo que huir a Egipto, donde fue asesinado ese mismo año.

            El relevo de su causa lo tomaron sus dos hijos Sexto Pompeyo y Cneo Pompeyo el Joven, emitiendo una nutrida serie de denarios en la Península Ibérica donde aparece la imagen triunfal de Pompeyo el Joven desembarcando, e Hispania, representada por una mujer que lleva lanzas y escudo, sale a recibirle entregándole una palma, símbolo de victoria (Figura 5), se trata de la primera representación alegórica de Hispania que aparece en una acuñación romana. Las monedas, no sólo tenían en esta época una función económica, también eran un importante elemento de propaganda política, y aquí tenemos un buen ejemplo. En otros denarios de la misma época (Figura 6a), puede verse al general pompeyano rodeado de dos damas que le saludan y que representan a las provincias hispanas Citerior y Ulterior (Bética y Tarraconense).


Figura 5.- Emisión hispana de Cneo Pompeyo el Joven, del año 46-45 a.C. En el reverso puede verse la figura de Pompeyo con atuendo militar, desembarcando, siendo recibido por Hispania que le entrega un ramo. En el anverso cabeza de Roma y leyenda M.POBLICI. LEG.PRO PR, en el reverso leyenda CN.MAGNVS.IMP.

Cabe señalar que todas las emisiones donde figura el busto de Pompeyo el Grande, fueron acuñadas después de su muerte, solamente su hijo Sexto Pompeyo acuñó su propio retrato en las monedas.


Figura 6.- Emisiones hispanas del 46-44 a.C. En ambas aparece en el anverso el busto de Pompeyo Magno, y la primera (a), emitida en Córdoba, presenta en el reverso la imagen de un soldado pompeyano y a los lados sendas figuras femeninas, representando a las provincias hispanas que saludan a Pompeyo.

            Los dos hijos de Pompeyo fueron derrotados en Hispania por César en la batalla de Munda (45 a.C.), y mientras Cneo Pompeyo fue hecho prisionero y ejecutado, Sexto Pompeyo consiguió escapar a Sicilia. Tal vez la emisión más espectacular de este período corresponde con un áureo emitido en dicha isla poco después, el año 42 a.C. por Sexto Pompeyo(2), donde aparece su retrato en el anverso, y los bustos de su padre y hermano, ambos muertos en trágicas circunstancias recientemente, en el reverso (Figura 7). A su regreso triunfal a Roma, César fue asesinado (el 15 de marzo del año 44 a.C.), provocando una nueva confrontación entre los partidarios de César y sus opositores, mientras tanto Sexto Pompeyo reorganizó su ejército y armada en Sicilia.


Figura 7.- Áureo acuñado por Sexto Pompeyo en Sicilia el año 42 a.C., En el anverso aparece el busto de Sexto Pompeyo y la leyenda MAG. PIVS. IMP. ITER., y en el reverso los bustos enfrentados de Pompeyo el Grande y Cneo Pompeyo el Joven, y la leyenda PRÆF CLAS. ET. ORÆ MARIT. EX. S.C. En esta rara moneda podemos ver reunida a toda la familia.

            Es durante estos años cuando se emiten en Sicilia las más hermosas monedas, donde la figura de Pompeyo el Grande se convierte en un Dios, unas veces en Neptuno y otras en Jano (Figura 8). Sexto Pompeyo emite magníficos denarios donde predominan los elementos marinos (Neptuno, el delfín, el tridente) y navales (faro de Mesina, trofeos) conmemorando sus repetidas victorias en este ámbito (Figura 9), donde la familia de los Pompeyo parecía ser invencible. Sin embargo, Octaviano y Marco Antonio juntaron sus flotas, y tras varios intentos consiguieron vencer a Sexto Pompeyo en la batalla naval de Nauloco, tras la cual tuvo que huir siendo capturado en Mileto y ejecutado el año 35 a.C.


Figura 8.- La figura de Pompeyo el Grande deificada en las monedas, en la primera como Neptuno o hijo de Neptuno, debido a sus triunfos navales, en el segundo caso como Jano, con dos caras.


Figura 9.- Emisiones sicilianas de Sexto Pompeyo con temática naval.
a: Busto de Pompeyo el Grande, delante tridente y debajo delfín, galera y encima estrella.
b: Busto de Pompeyo, detrás jarra, en reverso Neptuno con un pie sobre la proa de un barco, a los lados los hermanos Anapias y Amphinomus llevando a sus  padres sobre sus hombros.
c: Cabeza de Neptuno y trofeo naval sobre un ancla.
d: Faro de Mesina rematado con la estatua de Neptuno en anverso, y monstruo Escila en reverso.

            No sólo se emitieron denarios de plata a nombre de Pompeyo, también se acuñaron pesados ases de bronce siguiendo el antiguo sistema uncial, generalmente con la figura del dios Jano en el anverso, pero en algunas emisiones sicilianas (algunos investigadores proponen que estas monedas se acuñaron en Hispania), lo que aparece es el característico retrato de Pompeyo el Grande convertido en el dios Jano (Figura 10). Incluso en una de estas monedas podríamos ver los retratos de Sexto Pompeyo y su padre (Figura 8b).


Figura 10.- Ases emitidos a nombre de Pompeyo.

            No terminan aquí los retratos pompeyanos en las monedas, ya que durante la época imperial, en la ciudad de Pompeiopolis (en la actual Turquia), siguieron emitiéndose monedas de bronce de estilo helenístico, ahora con leyendas en griego, en cuyos anversos podemos ver, con arte muy degenerado, el retrato del famoso general romano fundador de la ciudad (Figura 3).

Notas:
(1) El nombre de Pompaelo dado a la ciudad fundada por Pompeyo, pasó en el siglo IX a designar un reino, el de Pamplona, con el que fue denominado hasta mutar a “Navarra” a partir del reinado de García IV “el Restaurador” en 1134.
(2) El Museo Lázaro Galiano de Madrid cuenta con un ejemplar de esta excepcional emisión, nº invent. 4833.